La escritura

En la mitología vikinga se explica que fue el dios Odín quien entregó las runas a los hombres al sacrificarse durante nueve días con sus noches colgado del Yggdrasil, con una herida de lanza tal como se cuenta en el Havámal en los versos 138 y 139:

Sé que colgué en un árbol mecido por el viento
nueve largas noches
herido con una lanza y entregado a Odín,
yo mismo ofrecido a mí mismo,
en aquel árbol del cual nadie conoce el origen de sus raíces. 

No me dieron pan ni de beber del cuerno,
miré hacia lo hondo,
Tomé las runas
las tomé entre gritos,
luego me desplomé a la tierra.

Y en el 142:

Conoce las runas y aprende los signos,
los caracteres de mucha fuerza,
los caracteres de mucho poder,
que tiñó el tulr supremo (Odín).

 

Las runas son cada uno de los caracteres del alfabeto que usaron los pueblos vikingos. Este alfabeto fue empleado tanto para la escritura como para la adivinación y la magia. Se usó extensivamente en Europa del norte, Escandinavia, Gran Bretaña e Islandia desde aproximadamente el año 100 A.C. hasta el 1600 de nuestra era.

Las runas estaban hechas por líneas rectas y en la época de los vikingos fueron grabadas en madera, hueso, metal y piedra.

Históricamente, la colección de Runas más utilizada que se conoce es el Futhark. Contiene 24 caracteres rúnicos y toma su nombre del ordenamiento de los mismos, como el Alfabeto toma el nombre de las primeras letras griegas (alfa, beta), o el Abecedario de las suyas (a, be, ce). Así, el Futhark toma su nombre del sonido de las primeras runas (Fehu, Uruz, Thurisaz, Ansuz, Raidha, Kaunaz). Decir Futhark es el equivalente a decir alfabeto o abecedario.

Cada una de las Runas es mucho más que una letra. Un concepto preciso en sí misma, que a su vez tiene un significado simbólico.

Históricamente, se cree que la palabra RUNA proviene de la raíz indo-europea “ru”, que significa “algo misterioso o secreto”. La palabra misma se asocia con la espiritualidad y la magia. Se cree también que la antigua palabra alemana “runa”, que significa susurro, llevaba la connotación de “sabio”. Muchas escuelas afirman que el Futhark es el “susurro de los Dioses”.

Escritura