Loki

Loki, hijo de gigantes, era el dios del fuego, pero también un tramposo socarrón que cambiaba de forma y se aburría de la vida rutinaria de los dioses. Aunque muchas de sus hazañas causaron grandes daños y destrozos, por lo general solía ser lo bastante rápido y astuto como para restaurar el orden y evitar el desastre total. Por ejemplo, cierta vez, provocó que los dioses perdieran temporalmente la fuente de su inmortalidad al robar las manzanas doradas de Freya. Pero, al tiempo, el mismo las “encontró” para alivio de los dioses. En otra ocasión, puso a Thor en una situación arriesgada, robando su martillo Jnolnir,  para su propio beneficio, pero finalmente ideó un ingenioso plan para recuperar el martillo robado de Thor. 

Se utilizaban muchos nombres para referirse a Loki, tales como : “Herrero mentiroso”, “Cambia formas”, “Lengua de plata”, “Dios astuto”, “Transformista”, “El astuto”, “Viajero del cielo”, “Caminante del cielo”, “Mago de las mentiras”, “Dios de las travesuras”, “Dios de la mala suerte”, Dios de las Mentiras”, “Dios del Caos”, entre otras.

Loki es un adepto a cambiar de forma, con la habilidad de cambiar tanto su apariencia (ejemplos incluyen la transformación en salmón, caballo, pájaro, mosca, etc.) como su sexo.

Progresivamente sus trucos iban siendo cada vez más desagradables y malignos, y alcanzaron el punto culminante cuando ocasionó la muerte de Balder, el hijo de Odín. Y no contento con ello se aseguro con sus tretas que Balder no pudiera abandonar el Reino de Hela y regresar a la vida, frustrando así los planes del mismo Padre de Todos.

Su caida en desgracia vino en un gran banquete, en el cual,  atormentó e insultó a los dioses, los cuales empezaron a perseguirlo. Loki consiguió escapar temporalmente transformándose en salmón; no obstante, no pudo escapar a los ojos de Odín, que todo lo ven, y fue atrapado por Thor y atado en una cueva oscura. Los intestinos su propio hijo muerto se utilizaron para atar a Loki en la cueva bajo la boca de la serpiente gigante, de la que goteaba veneno, y allí esperó el Ragnarok. Loki fue destinado a liderar el ejército del mal en la batalla final con los dioses, en la que finalmente murió a manos de Heimdall. 

 VASTAGOS

Loki fue el padre de numerosas criaturas humanas y monstruos. Con Angrboda, su primer matrimonio, tuvo tres hijos:

  • Fenrir, el lobo gigante predestinado a terminar con Odín en el Ragnarök.
  • Jörmundgander, la serpiente marina.
  • Hela, la parcialmente descompuesta, diosa de los Muertos y el Inframundo.

Loki también se casó con la diosa llamada Sigyn que le dio dos hijos: Narfi y Váli. Para castigar a Loki por la muerte de Balder los dioses transformaron a Vali en un lobo rabioso el cual partió la garganta de Narfi. Las vísceras de Narfi se utilizaron para atar a Loki hasta el Ragnarök.

Momentáneamente convertido en yegua engendró con Svadilfari, el caballo del gigante que construyó parte de las murallas del Asgard, a Sleipnir, el caballo de ocho patas que obsequiaría a Odín.

Una historia en Hyndluljóð relata que luego de comer el corazón de una mujer a medio asar, Loki da a luz un monstruo cuyo nombre no es mencionado. Este mito no es registrado en otras fuentes.