Historia reciente // Evento 2015

Los clanes se reunieron en Etednal para la elección de los nuevos Jarl y Senescal, así como para gestionar la lucha contra el Clan del Dragón.

Mientras los caudillos negociaban, pasaron muchas otras cosas:

En primer lugar, hubo que lidiar con la gran cantidad de animales y seres sobrenaturales que poblaban el bosque mágico, un lugar en el que podía ocurrir cualquier cosa. Dentro de ellos había algunos amistosos y otros no tanto. Se acabó con la Bestia de Jottunheim, al cual solo afectaba el fuego, se apaciguó al Vaettir, ser danzarín y juguetón que paralizaba y robaba a exploradores e ingenuos visitantes del bosque. Se exterminó a la gran araña que infestó con sus crías toda la isla.

Seguro que otras alimañas y criaturas mágicas siguen habitando el lugar, dado que este bosque es especial. Es uno de los lugares donde Heimdal ha abierto más veces su puente de arco iris, y el poder que emanaba del dios provocó alteraciones en la magia de Etednal, y así fue como quedó grabada la runa del Bifrost. Los místicos de los clanes fueron capaces de averiguar estos hechos, y consiguieron reconstruir la runa dañada.

Desgraciadamente, tanto empeño y dedicación les impidió dedicarse a tareas más mundanas, como elegir un líder de entre ellos. No hay Gran Místico por el momento, aunque tardará poco en resolverse esta cuestión.

Los chamanes, por su parte, eligieron como Gran Chamán a Sigyn del Zorro. Ayudaron al Oráculo a solventar los problemas con la Runa del Aire, pero aún no han podido averiguar qué ocurre en la magia elemental, que no funciona como debería.

Está claro que la Isla de Etednal es un enclave mágico muy importante, razón por la cual desde hace mucho tiempo habitan en ella personajes peculiares, sabios y estudiosos de los misterios, que formaron la Orden; compuesta por gente de todos los clanes que deciden dedicar su vida a desentrañar y proteger la isla y sus enigmas. Es un gran honor ingresar en ella, aunque el que lo hace debe abandonar para siempre su vida anterior.

Varios miembros de los clanes fueron elegidos para este insigne cometido este último año.

Además de la Orden, otro habitante relevante de la isla era el difunto Alquimista, que vivía, contra toda lógica, aislado en el bosque mágico. Sus conocimientos eran legendarios, pero esto no pudo salvarle de la muerte. Su tesoro fue encontrado, pero quién sabe cuántos otros secretos permanecen ocultos.

Tanto todos estos secretos como la propia Orden están amenazados por la presencia del Clan del Dragón en estas tierras. Thorvald eligió Etednal para su retiro porque es un santuario neutral protegido por la Orden. Al no pertenecer a ningún Clan, parecía un lugar adecuado. Sin embargo, los seguidores de Thormod, el hijo de Thorvald, no han respetado todo esto, y la lucha contra el Clan del Dragón continúa.

Durante la elección del Jarl el año pasado, las batallas contra el Dragón fueron constantes. Hubo escaramuzas, lucha a campo abierto, asedios que afortunadamente fueron abortados… muchos guerreros de uno y otro bando se ganaron esos días su lugar en el Valhalla. Destaca entre ellos la heroica muerte del Caudillo del Oso, cuyo arrojo asombró a muchos.

El último acto como Jarl del anciano Thorvald fue el juicio contra el Clan del Lobo por asesinar al místico del Tejón. Después abandonó para siempre la vida pública. Ahora será tarea del nuevo Jarl y su Senescal dirimir las disputas entre los clanes.

Después de muchas negociaciones los dos clanes más votados fueron el Clan de la Ballena y el del Zorro. El Caudillo de la Ballena eligió arriesgar su vida en el combate por el cargo, mientras que el Caudillo del Zorro mandó a su campeón. El resultado fue favorable a la Ballena, y así fue como Halvdan se convirtió en el nuevo Jarl, y Reelor del Zorro en el Senescal.

Tras la elección se decidió cuales serían los lugares a saquear por parte de los clanes durante la campaña de verano. Casi todos fueron exitosos, aunque desgraciadamente el Salmón y el Oso perecieron en el intento. Para el resto los dioses fueron más propicios y volvieron con grandes riquezas.

Los clanes volverán a reunirse este año y solo Odin sabe qué les deparará el futuro.